Evolución de la población desde los años 50

El estudio de la población de Cabrerizos presenta unos rasgos comunes a los municipios vecinos debido a la influencia de la ciudad de Salamanca. Sin embargo, podemos apreciar algunas matizaciones en el ritmo de crecimiento y en sus características internas a consecuencia del desigual grado de desarrollo urbano del área funcional.

El principal fenómeno a destacar del análisis demográfico es el aumento continuado del número de habitantes a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

La llegada de inmigrantes en este periodo ha provocado un incremento progresivo del padrón que podemos situar entre los 446 habitantes del año 1950 y los 2.542 habitantes a comienzos del 2002. Los censos entre 1900 y 1950 registran más irregularidades provocadas por la incidencia catastrófica de la epidemia de la gripe de 1918 y las penurias de la Guerra Civil. Los datos estadísticos demográficos sitúan a Cabrerizos, en cuanto al porcentaje de ganancia de habitantes en el periodo finisecular, por detrás de Santa Marta de Tormes, Carbajosa de la Sagrada y Villamayor.

  Años Cabrerizos Salamanca (Provincia)  
  1950 446 415.127  
  1960 639 415.893  
  1970 612 380.133  
  1981 608 364.305  
  1986 667 357.801  
  1996 1.434 353.020  
  1998 1.546 349.550  
  1999 1.775 351.128  
  2000 2.015 349.733  
  2001 2.322 350.209  
  2002 2.488 347.120  
  2003 2.598 348.271  
  2004 2.768 350.984  
  2005 3.064 352.414  
  2006 3.281 353.110  
  2007 3.476 351.326  
  2008 3.641 353.404  
  2009 3.773 354.608  
  2010 3.918 353.619  
  2011 3.993 352.986  
  2012 4.070 350.564  
  2013 4.106 345.548   
  2014 4.187 342.459  
  2015 4.234 339.395  
  2016 4.238 335.985  
  2017 4.230 333.603  
  2018 4.266     

Evolución de la Población. Fuente: Instituto Nacional de Estadística

La tendencia progresiva del conjunto poblacional por el aporte de gentes de otros lugares, principalmente parejas adultas, ha influido en el movimiento natural, en la composición por sexos y edades y en las actividades de la población. En primer lugar, se ha producido una transformación en el saldo natural al pasar de negativo a positivo, es decir, nacen más de los que mueren. El índice de crecimiento natural aunque de signo positivo es muy bajo por la escasa tasa de natalidad.

En segundo lugar, la estructura por edad actual está rejuvenecida (17,53% menores de 15 años) pero desequilibrada por el dominio de los adultos (73,22% entre 16-64 años). Aunque parece contradictorio la población del 2002 respecto a 1950 es más madura como lo demuestra el mayor índice de vejez. Por último, también ha variado la actividad principal sufriendo un cambio radical al dominar los activos ocupados en el sector servicios frente a los trabajadores agrarios.

Las previsiones futuras estarán marcadas por el comportamiento del saldo migratorio que influirá en el aumento constante de la densidad y en el resto de los aspectos demográficos.


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.